Los agentes de la Policía Cherilyn Suero Medina y Jonathan Andrés Pérez, son señalados como parte del grupo de personas armadas a bordo de varios vehículos que el pasado día tres del mes en curso raptaron al cabo Esteban Armando Feliz Batista en Barahona.

Cherilyn Suero Medina es hija del primer teniente, José Antonio Carrasco, quien se desempeñaba como encargado de Asuntos Internos de la institución en Barahona, cuando el 28 de agosto pasado ocurrió un tumbe de drogas en esa provincia perpetrado por policías y de cuya investigación el oficial estuvo a cargo. El hecho fue el motivo del rapto de Feliz Batista.

Este miércoles el vocero de la Policía Nacional, coronel Diego Pesqueira, dijo que José Antonio Carrasco fue suspendido y puesto a disposición del Ministerio Público para ser investigado en torno al caso.

“No se ha determinado aún que tenga alguna relación con el caso, sino que está siendo sometido a investigaciones por todo este proceso”, dijo Pesqueira.

Cherilyn y Jonathan fueron identificados por Feliz Batista como el hombre y la mujer que lo interceptaron a bordo de un carro Sonata mientras se desplazaba en una motocicleta por el poblado San Rafael, municipio Paraíso, cuando regresaba de Juancho, Pedernales, donde presta servicio.

El suboficial relató en los interrogatorios que le fueron practicados que, tras arrollarlo, Jhonatan se desmonto del vehículo con un fusil de asalto y Cherilyn con una pistola Glock, con las que lo encañonaron y lo raptaron.

Dijo que los agentes, que se hicieron acompañar de otras personas que se presume también son policías lo retuvieron por varias horas exigiéndole para su liberación cinco millones de pesos, los cuales presumían había obtenido por la parte que le correspondió de los su- puestos 400 kilos de cocaína que junto a otros agentes había robado.

El agente policial fue liberado horas más tarde y fue dejado en posesión de su arma de reglamento, así como también la motocicleta que conducía fue abandonada.

Según ha confesado el cabo Feliz el tumbe se realizó el pasado 28 de agosto, luego de que el grupo de agentes recibiera la información de un trasiego de drogas en el que intervinieron, ocurrido en Las Salinas de Villa Central, la que los dueños dejaron abandonada dentro de una camioneta al notar su presencia y huyeron del lugar.

Acto seguido descargaron el vehículo y la cargaron en una unidad de la policía para posteriormente repartírsela.

Dijo que a él le tocó lo que estima fueron 10 kilos de cocaína, por lo que obtuvo dos millones de pesos al venderla a un hombre de la zona, acción que también dice hicieron sus compañeros de armas.

Los policías que se encuentran procesados por el caso son: Oscar Andrés Valentín (Oscalito), Frainel Féliz (Bambi), Jorge Ramón Alcántara Urbáez, Jordani Cuevas Méndez (Yoda), Miguel Ángel Féliz Féliz, los rasos Iván Moisés Féliz Vólquez, Carlos David Pimentel Cuevas (Cabezón), Junior Geraldo García (Junior), el cabo Juan Carlos Medina Méndez y el capitán Rafael Medina Pérez (Patú), contra los cuales el Ministerio Público pide se les dicten 18 meses de prision preventiva y que el caso sea declarado complejo.

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com