El pastor de la Iglesia Bautista Vida Eterna del Señor Jesucristo, una de las entidades religiosas acusadas de lavado de activos en el caso Coral, solicitó al Sexto Juzgado de Instrucción del Distrito Nacional, que le devuelvan un local valorado en 12 millones de pesos ubicado en la Ciudad Universitaria.

El abogado José Ernesto Pérez Morales, en representación de la iglesia y que rechazó ofrecer el nombre del pastor, sostuvo que con la incautación se viola el derecho a la libertad de culto y congregación y el principio de irretroatividad de la ley.

Argumenta que el local, ubicado en la calle Jonas Salk, en la Ciudad Universitaria, se adquirió en el 2017 por 12 millones de pesos, de los que nueve, que se alega provinieron del lavado de activos, se consiguieron a través de un préstamo.

Sostiene que no se le puede aplicar la ley de lavado porque el inmueble se adquirió antes de esa norma promulgarse.

La Iglesia Bautista Vida Eterna del Señor Jesucristo aparece en el expediente Coral junto a la del Ministerio Jesús Vino, Vive y Vuelve; el Templo Shalom Tierra de Paz y la Fundación Campesina Madre Tierra, como utilizadas por el mayor general Adán Cáceres y la pastora Rossy Guzmán, para lavar el dinero que distraían del Estado y que alegadamente asciende a 3,000 millones.

La petición se conoce durante la audiencia de este miércoles, en la que Cáceres Silvestre y la gerente bancaria Esmeralda Ortega solicitaron que se ordene a la Superintendencia de Bancos la entrega de informes financieros para ellos utilizarlos como pruebas a su favor en el caso de supuesta corrupción.

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com