El arte culinario puede ser el reflejo de una cultura o un pueblo, pero también puede reflejar la tradición de una familia y las tendencias gastronómicas del momento. En el caso de la evolución de Patricia Clavijo como chef, todo esto es cierto, ya que a pesar de su corta edad su recorrido por el mundo de la gastronomía ha pasado por muchas estaciones y apenas comienza. Actualmente Patricia labora como chef ejecutiva del restaurante Casa Mencía, un negocio familiar en el que ella es la tercera generación de profesionales de la cocina.

“Crecí en el ámbito de la hostelería”, comenta Clavijo. “Desde muy pequeña a mí siempre me ha gustado estar en la cocina. Las visitas a España, en Madrid específicamente, donde mi abuela me hacía trabajar con ella en la cocina, en la casa, me ponía a hacer croquetas, a limpiar pescados y todo eso. Desde ahí surgió lo que es mi amor por la cocina”

Clavijo es egresada de la Escuela de Hostelería de Segovia, y también realizó cursos especializados en la Escuela de Hostelería de Madrid y la Basque Culinary, pero después de tres años de carrera llegó el momento de buscar dónde podría hacer su pasantía. Fue entonces que se presentó una oportunidad única: trabajar en uno de los restaurantes de Martín Berasategui, uno de los chefs españoles de mayor prestigio y reconocimiento internacional que a lo largo de su carrera ha acumulado 12 estrellas Michelin, además de otras distinciones. Clavijo se presentó para el puesto, pasó una prueba y entró.

“Yo pensaba que era imposible que una dominicana pudiera entrar donde Martín Berasategui”, declara Clavijo. “Realmente fue un placer hacer la pasantía con él y fue una experiencia inolvidable. Tuve la oportunidad de trabajar con personas con mucho conocimiento, y más en un restaurante de tres estrellas Michelin. Normalmente se le dice la Escuela de Martín porque por más universidad que tengas realmente como tú aprendes trabajando en lo que es el ámbito y ahí fue que yo me dije que esa era mi escuela. Realmente aprendí todo con la familia de Martín”.

La joven chef hizo su pasantía en el Restaurante Martín Berasategui en el pueblo Lasarte, un establecimiento de tres estrellas Michelin, y después de seis meses en los que demostró su potencial, fue contratada formalmente para trabajar en otro establecimiento de Martín Berasategui, el Restaurante Ola y Patri Gastrobar, ambos en el Hotel Tayko Bilbao. Asimismo, durante el período en el que Clavijo formó parte del equipo del Ola, al restaurante le fue otorgado una estrella Michelin.

Desde entonces Clavijo ha regresado al país para laborar en Casa Mencía y aunque ahora labora para aplicar todos los conocimientos y experiencias para enriquecer la oferta gastronómica del restaurante familiar, ella entiende que su evolución como profesional del arte culinario apenas comienza.

“Todos los días aprendo algo nuevo”, asegura la joven chef. “Volví, pero para mí es como si fuese el primer día, siempre tratando de ver cosas nuevas, aprendiendo y poniéndolo en práctica. Estoy conociendo al público dominicano otra vez y desde otra perspectiva”.

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com