El Gobierno de Perú confirmó este miércoles su primer caso de la variante india del coronavirus, detectado en la sureña ciudad de Arequipa, la única donde los contagios están volviendo a aumentar, al contrario que en el resto del país.

La variante delta, como se le denomina internacionalmente a esta mutación del coronavirus surgida en la India, fue detectada por primera vez en Perú en una mujer de 78 años, según precisó el ministro de Salud, Óscar Ugarte, en la conferencia de prensa posterior a la reunión semanal del Consejo de Ministros.

Se trata de un caso no importado, pues la paciente no ha viajado al extranjero y solo refiere haber estado en contacto con un familiar con sospecha de COVID-19.

“Hasta el momento se ha detectado un solo caso. No podemos afirmar que ese incremento de casos en Arequipa sea debido todo a esta variante. Hasta el momento no podemos decir eso”, precisó Ugarte.

El titular de la cartera de Salud indicó que se ha realizado un cerco epidemiológico a los familiares de la mujer infectada con la variante delta, cuya muestra fue tomada el 15 de mayo tras haber reportado los síntomas típicos del COVID-19.

“La identificación de casos y el cerco epidemiológico siguen siendo una estrategia fundamental para impedir una posible tercera ola, porque tanto eso como la vacunación nos evitará vivir una situación similar a la de la segunda ola”, apuntó Ugarte.

La presencia de la variante india del coronavirus se confirmó pese a las precauciones tomadas por el Gobierno peruano para evitar su llegada, lo que incluía la prohibición de vuelos comerciales con Brasil y la India.

Así, en el territorio peruano hay constancia de la presencia de cuatro variantes distintas del coronavirus, ya que además de la india está la variante británica, la brasileña y la C.37, también denominada andina, que es la mayoritaria, causante en principio del 80 % de los contagios de COVID-19.

Ante esta situación, y debido al notable incremento de casos en la región de Arequipa, la primera ministra, Violeta Bermúdez, anunció que el Ejecutivo decretó la alerta extrema en tres provincias de ese departamento, incluida su capital, que es la segunda ciudad más grande de Perú.

Arequipa es la única ciudad grande donde se ha reportado un aumento de contagios mientras que a nivel nacional los casos disminuyen por novena semana consecutiva y las defunciones también bajan por séptima semana seguida.

Asimismo, Bermúdez informó que el Gobierno peruano ya tiene contratadas 62,7 millones de vacunas contra el coronavirus, por lo que el presidente que salga electo de las elecciones realizadas el último domingo “puede tener la tranquilidad de contar con las vacunas más que suficientes para vacunar a las personas adultas”.

De esa cantidad de vacunas ya se han aplicado 4,5 millones de dosis, con un ritmo creciente que el martes alcanzó las 122,000 personas inoculadas.

Perú es uno de los epicentros mundiales de la pandemia del COVID-19 con más de 180,000 fallecidos, lo que lo sitúan como el país con la tasa de mortalidad más alta del mundo por esta enfermedad.

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com