La empresa farmacéutica Pfizer no solo estará exenta de toda acción legal en caso de que incumpla con la entrega de las dosis de vacunas contra el COVID-19 contratadas, sino también en caso de que su producto no tenga éxito, desde el punto de vista técnico, clínico, reglamentario, de fabricación, despacho, almacenamiento u otros desafíos o fallas.

El contrato fue suscrito entre el Estado dominicano, a través del Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social, y Pfizer Free Zone Panamá, S. de R.L, el pasado 5 de mayo, para adquirir 10 millones de dosis de la vacuna de ARN mensajero para prevenir el COVID-19, por un monto de US$120 millones.

También, cumplió el requisito de ser aprobado en el Senado y la Cámara de Diputados.

El acápite c, de la sección 2, de dicho contrato consigna que “no obstante, los esfuerzos y fechas estimadas contemplados en el cronograma de entregas, las partes reconocen que el producto ha completado la Fase 2b/3 de ensayos clínicos”.

Además, que pese a los esfuerzos de la farmacéutica en cuanto a la investigación, desarrollo y manufactura, su producto “podría no tener éxito por razones técnicas, clínicas, reglamentarias, de fabricación, despacho, almacenamiento u otros desafíos o fallas”.

En cualquiera de esos casos, expresa el documento, la Pfizer y sus filiales no tendrán responsabilidad alguna por omisiones a la hora de desarrollar el producto u obtener su autorización en las fechas estimadas descritas en el contrato.

En la sección 2, acápite b, sobre el suministro del producto, expresa que “el comprador (República Dominicana) reconoce y acepta que los esfuerzos de Pfizer para desarrollar y fabricar el producto son ambiciosos y están sujetos a riesgos e incertidumbres significativos”.

Asimismo, en el contrato se establece que la farmacéutica “no tendrá responsabilidad alguna por la omisión de entregar dosis en las fechas estimadas de entrega contempladas en el mismo documento. Añade que “esa omisión no dará al comprador (República Dominicana) derecho para anular pedidos por cualquier cantidad del producto”

Además, señala que si se recibe la autorización antes del 20 de junio de 2021, pero para el 31 de diciembre del mismo año la farmacéutica no está en capacidad de fabricar o entregar las dosis contratadas por motivos técnicos o de otra índole, la Pfizer no estará obligada a realizar la entrega conforme al cronograma de entregas.

Esfuerzos razonables

En varias partes del contrato se insiste en que la Pfizer hará “esfuerzos razonables” para cumplir con el acuerdo establecido.

El comprador, es decir, la República Dominicana, reconoce que la empresa farmacéutica no aceptará bajo ninguna circunstancia devoluciones del producto o de dosis del mismo.

Establece que el gobierno dominicano deberá realizar un pago inicial de US$20 millones, calculado por US$2 dólares por dosis,multiplicado por las 9,999,990 dosis contratadas.

Dicho pago deberá hacerse dentro de los 15 días siguientes al recibo de la factura de Pfizer.

Cada envío deberá ser pagado de forma anticipada por al menos cinco días previos a la fecha estimada del envio del producto, establece el documento.

El acuerdo de compra establece que “todo monto que deba ser pagado por una de las partes en este contrato, que no sea cancelado en la fecha de su vencimiento, causará intereses, en la medida que la ley lo permita, del 5 % por encima de la tasa LIBOR vigente en la fecha del vencimiento del pago”.

Otro requerimiento establecido es que las autoridades dominicanas no revendrán, exportarán, transferirán, donarán, no distribuirán el producto, directa o indirectamente, sin el consentimiento previo por escrito de la Pfizer.

En el caso de que el producto deba ser retirado del mercado, el gobierno de la República Dominicana correrá con los costos correspondientes.

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com