Una niña de 14 años fue diagnosticada con síndrome nefrótico (trastorno renal), lo cual hace que en todo su abdomen presente retención de líquidos e hinchazón y en otras partes de su cuerpo, incluyendo su rostro.

La hinchazón causada por el exceso de líquido atrapado en los tejidos del cuerpo, comenzó a notársele en diciembre del año pasado, por lo que sus parientes se sentían preocupados, y decidieron llevarla al Hospital Robert Reíd Cabral, donde desde entonces se le ha dado asistencia.

Este sábado creció la preocupación de sus familiares. En los últimos días la menor ha presentado quejas mayores de salud; no orina y su cuerpo continúa llenándose de líquido, por lo que le indicaron una biopsia renal de forma urgente.

“La biopsia cuesta mucho dinero y es una familia que vive en extrema pobreza, por eso pedimos ayuda del Gobierno o de quien la quiera brindar para que la niña pueda atenderse lo más pronto posible”, comentó Diomedes Capellán, un vecino de la familia.

Capellán indicó que entre la biopsia y los medicamentos que le indican a la niña deben buscar más de RD$30,000 pesos por lo que pide ayuda al presidente de la República, Luis Abinader.

La niña, a quien se oculta su identidad por seguridad, vive con su madre y sus abuelos en el sector Los Guayuyos, entrando por la carretera de La Victoria del municipio Santo Domingo Norte.

Su madre se dedica a sembrar matas de coco y a hacer servicios de limpieza en algunas casas del sector para poder llevar de comer y cubrir algunos gastos básicos de necesidad.  

A pesar de ser una persona muy mayor, la abuela de la niña anda “monte arriba y monte abajo” buscando algunos desechos que no estén en tan malas condiciones para poder venderlo y obtener, aunque sea cinco pesos.

No hay para comer

Según explican sus vecinos, los familiares de la adolescente no tienen absolutamente nada de recursos y a veces no pueden ni siquiera comer, o lo que consiguen solo lo pueden utilizar para comer una vez al día.

Los vecinos han tenido que tenderles la mano por la condición de “extrema pobreza” en la que se encuentran y más aún, por la salud de la niña.

Tanto la madre, los abuelos y la menor duermen en una camita y en un colchón que colocan en el piso, la nevera no funciona. Su casa es de hoja de zinc, con grandes orificios que permite la entrada de la luz del sol, y cuando llueve se le llena la casa de agua, dañando lo poco que tienen en su residencia.

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com