Los orzuelos pueden ser muy molestos e incluso dolorosos. Son unas pequeñas protuberancias que aparecen en los párpados, son muy parecidas a los granos porque tienen pus y pueden causar mucho dolor. Suelen aparecer cerca de la base de las pestañas y se debe a una obstrucción en las glándulas sebáceas, lo que permite que las bacterias como el estafilococo se multipliquen.

Están las que aparecen en las bases de las pestañas y también los que aparecen en el interior del párpado. Los orzuelos externos se presentan debido a una infección en el folículo piloso, mientras que los internos se deben a una infección en la glándula de meibomio.

¿Qué otros síntomas los acompañan? La hinchazón en los párpados, un lagrimeo constante, enrojecimiento y sensibilidad en los bordes de los párpados. Incluso algunos de estos síntomas podrían estar acompañados de una febrícula, fiebre y escalofríos.

Generalmente se van por sí solos en menos de una semana, pero en el caso de que perdure en el tiempo lo más recomendable es consultarlo con un oftalmólogo. Mientras tanto, puedes probar apoyar un paño tibio sobre el ojo cerrado durante un par de minutos. Puedes embeber el paño en té de manzanilla y esto ayudará a que el pus drene.

Para evitar que aparezcan, lavate siempre las manos antes de tocarte los ojos y lavate la cara reiteradas veces al día. Además, si te maquillas, usa agua micelar para desmaquillarte.

Leave a Reply

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com