" alt=""/>

Las aftas o llagas bucales son lesiones pequeñas, pero muy dolorosas y molestas en el interior de la boca, en la base de las encías o en la lengua. Son úlceras superficiales, tienen un fondo blanquecino y suelen generar dolor, ardor y mucho malestar.

¿Pero, por qué aparecen? Una de las causas más comunes tienen que ver con una afección al sistema inmunológico, cuándo el cuerpo no puede combatir a las bacterias de manera eficiente. También pueden aparecer producto del estrés, cuándo este baja nuestras defensas.

Algunos medicamentos pueden provocarlas, pero también pueden aparecer producto de una deficiencia de hierro, vitaminas o ácido fólico.

¿Cómo tratarlas y curarlas?

Puedes usar sal, disolviendo una cucharada en un vaso de agua tibia y haciendo enjuagues con esa preparación, entre 2 o 3 veces al día. Lo propio se puede hacer con bicarbonato, puesto que ambos funcionan como antiséptico, reduciendo la alcalinidad de la boca.

Si tienes agua oxigenada, puedes embeber un poco de algodón o un hisopo y aplicarlo suavemente sobre las llagas, varias veces al día. No debes tragar el agua oxigenada y debes hacerlo con mucho cuidado.

Puedes consumir yogur, que cambia la composición bacteriana de la boca y cambia el grado de acidez actuando sobre el pH. También sirve para esto la leche de magnesia.

Por último, si tienes llagas o aftas de manera frecuente, deberías observar tu alimentación. Es ideal mantener una alimentación variada, que incluya vitaminas, minerales y hierro. Busca variedad de frutas, cereales, verduras y elimina ácidos o comidas picantes.

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com