Pese a que la sexualidad es un tema cada vez menos tabú, aún hay muchos mitos, prejuicios, mandatos e ideas instaladas a su alrededor. Aquí nos referimos al coitocentrismo: la falsa creencia de que sin penetración no hay satisfacción.

Junto con el falocentrismo y la heteronormatividad es una de las creencias que debemos modificar con una adecuada educación sexual. Se ve en muchos ámbitos heterosexistas como el cine pornográfico: dos besos, penes adentro de vaginas sin preservativo ni chequeo de lubricación previo, empujes intravaginales sin roces de clítoris externos y una teatralización de gemidos siempre al unísono, en donde parece que ambas personas llegan al orgasmo cronometradamente y coitalmente.

Pero, ¿Cuál es el problema? Según especialistas en sexología esta tendencia trae una brecha orgásmica. Muchas investigaciones demuestran que en parejas heterosexuales el 95% de los varones llega al orgasmo, contra un 65% de las mujeres que lo logran a causa de un combo que incluye al coitocentrismo y a la falta de comunicación sexual asertiva.

¿Qué otros efectos adversos trae? La disfunción eréctil, la angustia, la aversión sexual, la dispareunia y la eyaculación precoz.

La consulta a especialistas y el poder hablar con quien ejerza como pareja sexual, ya sea estable u ocasional, aparecen como factores imprescindibles a la hora de buscar una vida sexual plena.

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com