Si eres de las que tiene la casa hecha un desastre, ¡buenas noticias! No tienes porqué sentirte culpable, pues ahora el desorden es la nueva tendencia. Sí, así como lo lees. Camas sin hacer, gaveteros repletos y ropa tirada por todos lados puede resultar la peor pesadilla para la gurú de la organización Marie Kondo, pero para Jennifer Howard, periodista y autora de “Clutter: an untidy history”, es todo lo contrario.

El cluttercore se define como un movimiento que muestra un desorden intencional; es una tendencia que pretende validar el hecho de que, algunas veces, nuestra vida puede volverse un desastre y no nos queda más que aceptarlo. “El cluttercore es una especie de correctivo, una reacción comprensible a años de dominio del minimalismo. ¡Sé tú mismo y acepta el desorden de la vida!”, explica Howard.

Lo que propone la escritora en su libro es que aprendamos a estar agradecidos por lo que tenemos, y conectemos más con cada objeto de nuestro hogar, en lugar de quejarnos. “Pasar tanto tiempo en casa significa pasar más tiempo con nuestras cosas, para bien o para mal. No podemos escapar de ellas. Que eso sea bueno o malo depende de tus circunstancias y necesidades”, dice, agregando que todo lo que tenemos en el hogar será más o menos útil, dependiendo de la perspectiva desde la que miremos.

Y aunque muchos expertos concuerdan en que el desorden no es más que negativo, ya que causa estrés, afecta la productividad e incluso contribuye a la proliferación de enfermedades, Howard dice que la desorganización no siempre tiene porqué ser negativa. Esto, porque acumular objetos, a veces, es una forma de acumular recuerdos, lo que podría fomentar una especie de paz mental en esas casas donde reina el silencio, según recoge el portal Bussiness Insider.

El cluttercore ha cobrado gran fuerza en los medios sociales, especialmente en TikTok. El primero de hablar sobre este movimiento en dicha red fue el joven influencer @mdugy, y ya se han sumado muchas otras personas que se sienten identificados con lo que plantea este movimiento, especialmente ahora que la pandemia nos ha obligado a hacer de la casa oficina, salón de clases y hasta gimnasio.

Pese a lo que muchos piensan, el cluttercore no apoya el consumismo, sino todo lo contrario; nos anima a aprovechar lo que ya tenemos, dándole un nuevo uso, para así luchar contra el calentamiento global y la contaminación ambiental que generan las compras sin consciencia. Ahora bien, Howard dice que la línea entre beneficiarnos de lo que hay y la obsesión por tener más es muy delgada.

“Estoy más preocupada que nunca por el origen y el destino de todas nuestras cosas. ¿Cuál es el coste humano y ambiental de fabricar y enviar tanto? ¿Qué sucede cuando decidimos que ya no queremos algo? ¿Quién tendrá que lidiar con nuestras cosas cuando ya no estemos? Esas son las preguntas que espero que la gente se haga a sí misma, ya sean minimalistas, fanáticos del desorden o algo intermedio”, indica.

Leave a Reply

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com