Los cuadros febriles suelen aparecer como una respuesta del organismo ante diversas situaciones como pueden ser infecciones, inflamaciones, tumores. Se considera fiebre a la temperatura corporal superior a los 38,3°C y se considera febrícula a la temperatura por sobre los 37°C y por debajo de los 37,9°C.

Siempre que sientas fiebre, debes realizar una consulta médica, así sea a distancia. Esta consulta inicial permitirá saber si viene acompañada de algún dolor de garganta, dolor abdominal, diarrea, molestias al orinar, si su aparición es reciente o viene repitiéndose con los días, si hay desorientación, taquicardia u otras preguntas que hará tu médico. A partir de esto, el profesional podrá indicar el tratamiento.

Qué debes hacer para bajar la fiebre

Se pueden aplicar compresas empapadas en agua fría en la frente, en el pecho y en los hombros. También suelen recomendarse los baños de agua templada y quitarse la ropa que sobra. Siempre se indica la ingesta de agua o jugos, para reponer los líquidos. Y finalmente se pueden recetar algunos medicamentos como el paracetamol, antiinflamatorios o el metamizol.

Qué es lo que no debes hacer

Si tienes fiebre, aunque sientas frío o tengas escalofríos, no debes abrigarte en exceso. No debes subir la calefacción, ni poner el aire acondicionado en caso de que quieras bajar tu temperatura. Ante ninguna situación debes automedicarte, puesto que no estás en condiciones de definir si el origen es viral o bacteriano.

Leave a Reply

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com