La meditación es una actividad que no conoce de edades: ayuda a entrenar la mente, concentrarse, relajarse y redirigir los pensamientos.

Existe la meditación de atención plena, que es una de las técnicas más conocidas y practicadas. Consiste en la conciencia vigilante de las emociones, sensaciones o acciones.

También existe la meditación espiritual, que es una de las más tradicionales. Viene de diferentes corrientes espirituales como la budista, la hindú, la islámica, etc. No obstante, se puede practicar desde cualquier religión con la ayuda de algún libro o escrito.

La meditación trascendental se remonta a 3.500 años atrás en la India. Es sencilla, requiere poco esfuerzo pero resulta muy poderosa. Se basa en dejar que los pensamientos fluyan en la mente sin ponerles atención y esperar a que se disuelvan.

Meditación de movimiento o Yoga: enseña a ser conscientes de nuestros gestos corporales, respiración, pensamientos, emociones y de la energía que generamos.

¿Qué beneficios tiene? Previene la hipertensión arterial y reduce los niveles de cortisol, al tiempo que mejora los de serotonina y melatonina. Alivia la tensión muscular y los dolores que a menudo se asocian con sentirse estresado o ansioso.

También mejora la autoestima y reduce la sensación de soledad, al conseguir que te sientas mejor contigo mismo. Reduce el riesgo de enfermedades similares al estrés como diabetes, hipertensión, colesterol alto. Mejora la memoria, ayuda a conservar mejor las capacidades mentales, favorece la flexibilidad del pensamiento y contribuye a que desarrolles habilidades cognitivas que mejoran la gestión de las emociones.

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com