NUEVA YORK (AP) — Rafael Devers respondió a la hora de la verdad para los Medias Rojas de Boston. Aaron Judge se encargó de darle el empuje final a los Yanquis de Nueva York. Y Buster Posey propulsó a los Gigantes de San Francisco al cetro del Oeste de la Liga Nacional, condenando a los Dodgers — con sus 106 victorias — a un peligroso juego de comodines.

De un golpe, la llave de los playoffs de las Grandes Ligas quedó definido el domingo.

Nada de complejas situaciones de desempate. Nada de caos en el último día. Y para los aficionados que querían dramatismo — no se preocupen, es lo que se aproxima.

Habrá un duelo Yanquis-Medias Rojas para abrir la postemporada — a vida a muerte en el Fenway Park. ¿Suena familiar?

“Estaremos listos’, dijo el mánager de Boston Alex Cora. “Y deberá ser entretenido’.

Gracias a hits decisivos de Devers y Judge, Boston y Nueva York anotaron carreras en el noveno inning del juego 162 para sellar sus boletos en el juego de comodines la noche del martes, cuando el as de los Yanquis Gerrit Cole abrirá contra Nathan Eovaldi.

En el interín, se repartirá hasta el cansancio el jonrón de Bucky Dent sobre el Monstruo Verde que catapultó a los Yanquis sobre Boston en el recordado juego de desempate por el título del Este de la Americana en 1978.

Al margen quedaron Vladimir Guerrero Jr. y sus Azulejos de Toronto, así como los Marineros de Seattle. Ambos fueron eliminados por los resultados de los Medias Rojas o Yanquis. Con un jonrón de dos carreras de Devers, Boston remontó para ganarle 7-5 a Washington. Judge dio un sencillo para que Nueva York derrotase 1-0 a Tampa Bay.

“Desafortunadamente, nuestro destino estaba en las manos de otro equipo’, dijo George Springer, quien disparó un par de jonrones en la victoria de Toronto sobre Baltimore por 12-4. “Teníamos una esperanza, pero no se pudo dar”.

Los Gigantes conquistaron el Oeste de la Nacional con 107 victorias, una cosecha récord para la franquicia, al vapulear 11-4 a San Diego, con Posey remolcando tres carreras. Necesitaron ganar todos esos juegos para acabar por delante de los Dodgers, campeones defensores de la Serie Mundial.

“Será muy difícil tener otra pelea como este por buen tiempo’, comentó Posey, el receptor dueño de tres anillos de campeón de la Serie Mundial y que no jugó la pasada temporada por la pandemia de COVID-19.

Los Dodgers tendrán que batirse con unos encendidos Cardenales de San Luis en el choque de comodines de la Nacional la noche del miércoles. Ofrecerá otro atractivo duelo de abridores: Max Scherzer vs. Adam Wainwright.

Las series divisionales, al mejor de cinco juegos, comenzarán el martes con con los cruces de la Americana.

En una, Tony La Russa — de 76 años — liderará a los Medias Rojas de Chicago frente a Dusty Baker — de 72 años — y los Astros de Houston.

Además, el novato sensación Wander Franco y los Rays recibirán al ganador del comodín de la Americana.

El viernes, las series de la Nacional arrancarán con Charlie Morton y los Bravos de Atlanta de visita a Corbin Burnes y los Cerveceros de Milwaukee, ávidos de conquistar su primera corona de la Serie Mundial.

Posey y los Gigantes recibirán al ganador del duelo de comodines en el Oracle Park.

Al ganarle a Baltimore en una causa perdida, Guerrero sacudió su 48vo jonrón, empatando a Salvador Pérez de Kansas City en el liderato de las mayores.

La sequía de 20 años sin playoffs de los Marineros se alargó cuando Shohei Ohtani bateó su 46to jonrón y alcanzó las 100 impulsadas para que los Angelinos de Los Ángeles derrotasen a Seattle.

Los Marineros cerraron 90-72, su mejor récord desde que ganaron 93 juegos en 2003.

“El béisbol está de vuelta en Seattle’, dijo el manager de los Marineros Scott Servais. “No pudimos llegar a la meta, pero creo que todo el mundo se da cuenta hacia vamos encaminados, y me ha encantado que tanta gente se subió a nuestro tren porque tendremos mucha diversión”.

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com