La joven Berkis Brazobán, de 26 años y de ascendencia haitiana, no imaginó nunca que simular un crimen para presionar al padre de su niña de once meses le iba a costar tan caro. Su amenaza se difundió en las redes sociales como pólvora en julio del 2018.

Según su madre, Cecilia Brazobán, Belkis estaba desesperada económicamente y no encontraba la manera de obligar al padre de la niña a que aportara para su manutención. La chica es progenitora también de un varón de seis años de un padre diferente y quien desapareció después que este nació.

Belkis fue condenada, en casi todas las instancias, a la máxima pena que establece el Código Penal dominicano por asesinato como consecuencia de representar, en un video, que ejecutaría una amenaza y que, aunque ella no consumó el crimen, fue tipificado por el Ministerio Público como “barbarie”, de acuerdo a lo que instituye el artículo 303 de la citada ley. Asimismo, se le condenó por violar los artículos 309-2 y desde el 12 al 15 del 386 y 397 del Código del Menor.

Purga la condena en el Centro Najayo Mujeres, en San Cristóbal. Residía en la comunidad de Guanuma, Santo Domingo Norte, en donde todavía viven sus dos hijos, los que están a cargo actualmente de sus dos abuelas.

Fingir, como dicen representantes de la comunidad que abogaron hoy por ella, que asfixiaba a su bebé con una almohada y enviarle el video al padre de la criatura fue lo que provocó la indignación de todo el que pudo ver el audiovisual, por lo que el Ministerio Público actuó con celeridad para dar “un ejemplo de justicia”.

La grabación fue subida a las redes sociales por Benerio Jean Beton e inmediatamente el caso fue difundido por los medios de comunicación.

La acusada fue condenada por el Segundo Tribunal Colegiado de la Cámara Penal del Juzgado de Primera Instancia del Distrito Judicial de Santo Domingo a 30 años de prisión, sentencia que fue ratificada por la Cámara Penal de la Corte de Apelación de la misma jurisdicción.

Bélgica Sepulveda, comunitaria de Guanuma, Minerva Guzmán, representante de la iglesia Templo de Adoración y Alabanza de esa comunidad, así como la licenciada Antonia de Jesús, quien fue maestra de Berkis, acudieron a la Suprema Corte de Justicia acompañadas del presidente de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, Manuel María Mercedes, a depositar un documento ante la Suprema Corte de Justicia y la Procuraduría General de la República en el que solicitan aplicar a Berkis Brazobán “el criterio de oportunidad”.

Entiende que los fiscales y los jueces se excedieron en la pena impuesta a esta mujer. Aseguraron que Benerio Jean Betón desistió de la querella en contra de Berkis. El caso fue sometido a casación, el último recurso que tienen los familiares para que a Brazobán se le haga “justicia”.

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com