Nelly de la Cruz

Nelly de la Cruz, es una humilde mujer que cría, aves silvestres endémicas, así como gallinas, cerdos, pero que de la noche a la mañana se le ve añoñando y dando de comer a dos ejemplares de hurón, roedor peligroso por ser transmisor de la rabia.

La mujer, quien tiene un mini zoológico en el patio de su casa, en el sector Los Barriola de Hato Mayor, reveló que encontró el nido de la madre hurón con una sola cría, “a la que le puse una trampa para capturar”.

Sostiene que a la hembra, a quien nombró “Candita”, por guapa, no la libera de la jaula, para poder mantener a su hermano en el patio de la casa, donde pasa día y noche escarbando o buscando qué comer.

Cuando la mujer va a comprar al colmado, el ligero roedor se va detrás, pero se arma un corre corre entre los vecinos que temen al animalito, por la mala fama que tienen de que transmite la rabia cuando muerde. Sin embargo, De la Cruz dijo que las dos crías que posee están vacunados.

“Es juguetón y travieso, pero solo tengo que llamarle Ardi y viene a mi presencia”, agregó la dama.

La mujer dice el roedor le hace compañía cuando suele estar a solas en la casa.

Lleva cuatro meses con los animalitos en su casa, pero a la madre la mantiene enjaulada, para que no se espante a la ribera del río Maguá, en cuyo escenario la encontró parida.

Los niños, nietos y sobrinos corretean en el patio con el pequeño hurón, a quienes hasta el momento no los ha atacado.

El tener los animales en la casa le ha salido caro a doña Nelly, que ha tenido que ver con sus propios ojos como el bebé hurón le devora las aves como gallinas, palomas y riuseñores, así como conejos y curíos que tiene en reproducción para la venta en su inmenso patio con árboles.

Sólo se le ve tranquilos a los roedores cuando dos perros que hay en el patio producen ladridos.

‘Ya no tengo ratones molestando en la cocina y entre las ropas, Ardi los persigue y mata”, confió la dama.

El hurón es un mamífero cazador y los hay de diversos tipos, dependiendo de la raza, el color o el pelaje. Su tamaño lo presenta como un ser ampliamente manipulable. En promedio, los machos no superan los 45 centímetros de longitud, mientras que hembras sólo alcanzan los 40 centímetros.

Con un pelaje que suele ser oscuro y en ocasiones presenta manchas blancas, el hurón resulta también un animal sumamente bello a la vista de los humanos.

La dama narra que la cría es cariñoso y amigable, pero advierte que lo trata con cuidado, para no ser atacada, porque cuando se ven acorralados, se tornan rabiosos.

Es un animal vertiginoso e inquieto por naturaleza, por lo que su audacia provoca trastocar la paz en el hogar.

En Hato Mayor es una novedad saber que una familia tiene como mascotas a la madre y su cría de hurones.

Es un animal que tiene energía y vitalidad. Posee un carácter muy juguetón y le encanta compartir momentos de ocio con su familia humana. Obviamente, requiere de presencia y dedicación diaria.

Leave a Reply

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com