Con lo rápido que se mueve el mundo hoy en día, muchos ya especulaban que Vladimir Guerrero Jr. se estaba quedando rezagado en las mayores en cuanto a las expectativas que se habían generado por su talento y solo había jugado 183 partidos en Grandes Ligas.

Pero luego del sensacional inicio que ha tenido en los primeros dos meses de la temporada, Guerrero Jr. está encaminado a una temporada que lo pondría a hacer historia junto a su padre inmortal de Cooperstown.

Y es que en toda la historia de las Grandes Ligas, ninguna pareja de padre-hijo ha logrado conquistar premios al Jugador Más Valioso.

Y al iniciarse el mes de junio, se puede decir que Guerrero Jr. lidera esa interesante batalla con figuras como Shohei Ohtani, Mike Trout o Rafael Devers.

Luego de rebajar 42 libras en el invierno, enfocado y totalmente dispuesto a acallar las críticas, Guerrero Jr. está demostrando que los Azulejos no se equivocaron cuando lo firmaron.

Guerrero sabía que tenía que hacer cosas diferentes a lo que había sucedido en el pasado y lo que está haciendo en el terreno de juego parece que es desquitarse de todos los cuestionamientos previos.

Es el líder de cuadrangulares de las Grandes Ligas, con 16, pero también encabeza la Liga Americana en porcentaje de embasarse (.430), en slugging (.634), en OPS (1.065) y en bases totales (118).

También tiene un importante promedio de bateo de .323 y tiene tantos boletos como ponches este año (32).

En sentido general, y con los Azulejos de Toronto llevando una temporada de quedarse con uno de los puestos wild card de la Liga Americana, las consideraciones hacia Guerrero Jr. lucen bastante buenas.

¿Y en qué territorio se estaría metiendo si logra el premio al Jugador Más Valioso?

Pues ni los Bonds (Bobby y Barry), ni los Griffey (Ken y Ken Jr.) ni los Alou (Felipe y Moisés) ni ninguna otra pareja destacada de padres e hijos han estado cerca de lograrlo.

Y con 22 años, se convertiría en el dominicano más joven en conquistar un premio de este tipo, superando a Albert Pujols (25) como el más joven en conquistar un galardón de este tipo.

En la temporada del 2004, con los Angelinos de Anaheim y a sus 29 años de edad, Vladimir Guerrero padre se alzó con el premio al Jugador Más Valioso de la Liga Americana.

Tuvo un astronómico promedio de bateo de .337, con 39 cuadrangulares y 126 remolcadas, además de 124 anotadas, liderando la Liga Americana en esa categoría.

Pero también alcanzó 366 bases totales y su porcentaje de embasarse fue de .391, con un slugging de .598.

Esa campaña también se robó 15 bases y fue clave en que los Angelinos tuvieran una foja de 92-70 y ganaran la División Oeste de la Liga Americana, bajo la dirigencia de Mike Scioscia.

En el mes que recién finalizó, Guerrero Jr. se mantuvo caliente con el madero, tal y como ha hecho desde que comenzaron las hostilidades en MLB.

Pegó nueve vuelacercas y remolcó 22 carreras, mientras bateaba para .301 y colgaba un OPS de .992 a pesar de la mala racha de los Azulejos.

Agregó seis dobles y 15 de sus 31 indiscutibles del mes fueron extrabases, anotando también 23 carreras.

En sentido general, lo que se puede decir es que ese bate está en su mejor momento.

Su compañero de equipo Teoscar Hernández ha encendido los motores luego de perderse la mayor parte de las primeras cuatro semanas debido a un positivo de COVID-19.

Hernández batea para .317, con ocho cuadrangulares y 29 remolcadas en 36 partidos que ha jugado.

Ha anotado 21 carreras y su OPS+, de 145, lo coloca entre los mejores de la Liga Americana.

Devers, de los Medias Rojas de Boston, tiene 17 dobles (líder del joven circuito) y 14 vuelacercas.

Su promedio de bateo ha bajado un poco en los últimos días, pero se mantiene en .280 y ha anotado 34 carreras.

La zafra ha sido muy buena en los primeros dos meses de campaña del 2021 y todo parece indicar que aun queda mucho mejor por ver.

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com