" alt=""/>

En la comunidad Los Negros, de la provincia Azua, sí se pregunta por el “Niño de los cangrejos”, los residentes del sector inmediatamente señalan el camino que se debe recorrer para llegar donde reside.

Luego de que los rasos de la Policía Nacional Oliver Méndez Arias, José Antonio Beriguete Ogando, Arturo Beltré y Carlos Junior Martínez dieran a conocer el caso del pequeño Weslin De León, las personas se han solidarizado con aportes económicos y comestibles para él, su padre y su abuela.

Con la hiperactividad usual en los niños, al llegar a la casa, se observa a Weslin Alexander De León, de 13 años, en compañía de uno de sus amiguitos recorriendo las calles de su comunidad con su bicicleta.

En una vivienda humilde, el niño reside con su abuela Inocencia De León, y su papá Wellington De León, y al preguntarle sobre si seguirá pescando cangrejos, este afirma que no volverá porque sabe que, por el momento, salir de noche está prohibido y eso le puede causar problemas a su padre.

El pequeño contó que al ser interceptado por los agentes policiales sintió miedo puesto que sabía que estaba en franca violación del toque de queda y lo que le causaba más terror era el hecho de que se lo llevarán preso.

“Yo me asusté mucho cuando ellos me pararon, porque pensé que me iban a llevar preso, pero yo les dije que era muy chiquito para amanecer en una cárcel”, expresa Weslin.

Al cuestionar el hecho de por qué no fue más temprano en busca de los cangrejos, el niño responde que estos sólo salen de noche, y que en la mañana es muy difícil conseguirlos.

Sobre la falta de su madre, afirma que su padre y su abuela le han dado una buena crianza y todo el amor que necesita por lo que se siente muy orgulloso de ellos.

Pese a que ha sido entrevistado por muchas personas y hablado ante las cámaras, para Weslin la difusión de su vídeo no lo hace sentir de una manera especial, pero si agradecido por las ayudas recibidas en los últimos días.

En torno a su futuro, Weslin narra que quisiera ser pelotero de Grandes Ligas y que este deporte le gusta mucho. Actualmente no se encuentra inscrito en ninguna liga de béisbol porque no cuenta con los recursos necesarios para hacerlo.

“Yo no tengo el uniforme ni el equipo para jugar, por eso ya no lo hago, aunque juego a veces con mis amiguitos cerca de mi casa”, explica el niño.

Su padre afirma que en la parte económica han tenido algunos problemas, pero son cosas normales que con el tiempo han sabido superar.

Éste afirma que nunca pensó que el vídeo de su hijo causaría tanto revuelo hasta el punto de que desde el miércoles pasado ha recibido un sin fin de llamadas y visitas de personas con la intención de ofrecerle todo tipo de ayudas.

“Yo vi el vídeo de mi hijo y no pensé que llegaría hasta ese punto, después de eso han llegado ayudas que yo nunca imaginé”, dijo.

De León se gana la vida haciendo trabajos de agricultura, concretamente labrando los terrenos para la siembra de los productos.

Sobre el hecho de ver llegar a su único hijo de la mano de los policías, De león afirma que lo único que sintió en ese momento fue miedo, puesto que el niño había sido sorprendido fuera de la casa en pleno toque de queda y como es menor de edad eso quizás podría causarle problemas por considerar que era una irresponsabilidad de su parte.

Afirma que los agentes le dijeron que habían encontrado a su hijo en la calle llegando de pescar, y que para que no lo siguiera haciendo decidieron llevarlo a su casa y le dieron dinero para que comprara cena.

El niño cursa el 7mo grado y afirma estar listo para las clases, aunque éstas se realicen de forma digital.

En cuanto a la abuela del niño, Inocencia de León, explica que su madre fue sometida a una operación del ojo izquierdo hace un año y medio y que después de esto no ha vuelto a ser la misma.

“Ella era una mujer muy activa y nunca faltaba a la iglesia, luego que se operó ha caído como en una depresión, no ha sido la misma, la operación salió bien, pero ella me dijo que cuando estaba en cirugía ella vio una luz al principio y se percató como de todo lo que le estaban realizando y a partir de ahí su estado de ánimo ha cambiado”, narra Wellington.

Afirma que cuando él se encuentra trabajando es ella quien se queda a cargo de Weslin y él de ella respectivamente.

Su padre cuenta que algunos de los amiguitos de Weslin le dicen que ya él no va a pescar más cangrejos con ellos porque ya es famoso, a lo que éste solo responde con una sonrisa.

Weslin, al igual que su padre, se siente agradecido por las ayudas que las personas le han ofrecido y externan su gratitud.

Ayudas realizadas

Luego de conocerse su caso, el padre de Weslin explica que muchas personas se han acercado para ofrecerles su ayuda con alimentos y algunos electrodomésticos que antes no tenían.

Jompéame, la plataforma de recaudación en línea para ayudas sociales, ha recaudado casi 400 mil pesos para colaborar con la alimentación del niño.

De igual forma, el tercera base para los Reales de Kansas City, el dominicano Maikel Antonio Franco, le donó dos camas, una estufa, un juego de comedor completo, una nevera y una compra de alimentos.

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com