Identificar la música que nos moviliza puede ayudarnos a prepararnos para iniciar una tarea, acompañarnos durante tareas mecánicas o recuperarnos del agotamiento mental
Identificar la música que nos moviliza puede ayudarnos a prepararnos para iniciar una tarea, acompañarnos durante tareas mecánicas o recuperarnos del agotamiento mental

El sistema motor, a diferencia de otros, es sensible al estímulo auditivo. Existe un fenómeno llamado entrainment (sincronización) el cual ocurre cuando el sistema motor se sincroniza, casi de manera automática, con los ritmos externos que se escuchan.

Por ejemplo, cuando una persona oye algo y enseguida comienza a mover la cabeza o el pie al ritmo marcado y regular de la música que suena. Este fenómeno demuestra la fuerte influencia que tiene el ritmo para inducir el movimiento, tanto para iniciarlo, para acompañarlo como para también mantenerlo.

“En un tratamiento de musicoterapia se puede trabajar en la rehabilitación de movimientos naturalmente rítmicos, tales como la marcha, así como también en la rehabilitación de movimientos funcionales de brazos y manos, a través de técnicas que proveen pistas melódico-rítmicas para facilitar la organización en el tiempo y brindar estructura a dicha secuencia de movimientos”, expresó la licenciada Jorgelina Benavídez (MN 269), musicoterapeuta del Equipo de Musicoterapia de INECO y directora del Departamento de Terapias Basadas en las Artes de INECO.

Existe un fenómeno llamado entrainment (sincronización) el cual ocurre cuando el sistema motor se sincroniza, casi de manera automática, con los ritmos externos que se escuchan (iStock)
Existe un fenómeno llamado entrainment (sincronización) el cual ocurre cuando el sistema motor se sincroniza, casi de manera automática, con los ritmos externos que se escuchan (iStock)

“Particularmente para el entrenamiento de la marcha, por ejemplo, se trabaja en forma conjunta en la misma sesión con el kinesiólogo/a”, agregó la licenciada Benavídez. Dentro de los tratamientos de musicoterapia, se utilizan instrumentos musicales elegidos con objetivos terapéuticos, los cuales, a través de secuencias melódicas-rítmicas, ayudan a aumentar la fuerza, la resistencia, la destreza en la motricidad fina, entre otras cuestiones.

El instrumento proporciona un feedback que favorece los movimientos motores dentro de una estructura musical. Las estrategias que utilizan ritmo y melodía proporcionan, en forma simultánea, motivación hacia la tarea. Esto permite pensar en el potencial que tiene la música para convertirse en una aliada en la vida cotidiana.

“Sería útil identificar aquella música que nos invita a movernos, aun en esos momentos en los que sentimos cierta apatía o estamos cansados, sin energía. La misma puede ayudarnos a prepararnos para iniciar una tarea, acompañarnos durante tareas mecánicas o despejarnos luego de una tarea de alta demanda cognitiva”, explicó la licenciada Daniela Arévalo (MN 193), miembro del Equipo de Musicoterapia de INECO.

A continuación, las profesionales de INECO, quienes se desempeñan, desde la musicoterapia, en el área de la neurorehabilitación de personas adultas con secuelas cognitivas, motoras, del lenguaje, emocionales y sociales por diversas afecciones neurológicas, brindarán algunos ejercicios con foco en el ritmo, para lograr identificar cuál es la música que nos induce al movimiento, que nos activa y energiza, pudiendo utilizarla en el momento adecuado:

infobae
infobae
infobae
infobae

Es importante aclarar que estos posibles ejercicios y sugerencias no reemplazan un tratamiento de musicoterapia, en donde se establecen objetivos terapéuticos orientados a la rehabilitación o estimulación de las distintas áreas: cognitiva, social, emocional, motora y/o comunicacional; en un proceso de tratamiento que se desarrolla y sostiene a través de la relación terapeuta-paciente.

Seguir leyendo:



Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *